Bienvenidos al albergue de la Halle

Esta ciudad tiene una historia.

Tenía un albergue que ofrecía buen alojamiento y buena mesa, ahí, delante de las fanegas de trigo.

Caminando, a caballo…

 

Hoy en día, siguiendo la misma tradición de hospitalidad, esta casa recupera un entorno y una atmósfera que convida a todos los huéspedes de la ciudad histórica.

 

Gente de aquí y de allá, jóvenes y no tan jóvenes que se reúnen con placer y un buen ambiente.

 

Una estancia de lujo

En un ambiente rústico,  cálido y acogedor, animado durante el día, sosegado por la noche.